Requisitos Especialidades Formativas Teleformación (Elearning)

Requisitos técnicos de la plataforma de teleformación y del contenido virtual de aprendizaje para
especialidades formativas no dirigidas a la obtención de certificados de profesionalidad en la
modalidad de teleformación

1. Requisitos técnicos de la plataforma de teleformación

La plataforma de teleformación que se utilice para impartir acciones formativas no conducentes a la
obtención de certificados de profesionalidad deberá reunir los siguientes requisitos técnicos:

– Compatibilidad con los estándares SCORM e IMS.

– Rendimiento, entendido como número de alumnos que soporte la plataforma, velocidad de respuesta del
servidor a los usuarios, y tiempo de carga de las páginas Web o de descarga de archivos, que permita:

– Soportar un número de alumnos equivalente al número total de participantes en las acciones formativas
que esté impartiendo el centro o entidad de formación, garantizando un hospedaje mínimo igual al total del
alumnado de dichas acciones, considerando un número de usuarios concurrentes del 40% de ese
alumnado.

– Disponer de la capacidad de transferencia necesaria para que no se produzca efecto retardo en la
comunicación audiovisual en tiempo real, debiendo tener el servidor en el que se aloja la plataforma un
ancho de banda mínimo de 100Mbps, suficiente en bajada y subida.

– Funcionamiento 24 horas al día, los 7 días de la semana.

– Compatibilidad tecnológica y posibilidades de integración con cualquier infraestructura informática o
sistema operativo, base de datos, navegador de Internet de entre los más usuales o servidor web,
debiendo ser posible utilizar las funciones de la plataforma con complementos (plug-in) y visualizadores
compatibles. Si se requiriese la instalación adicional de algún soporte para funcionalidades avanzadas, la
plataforma debe facilitar el acceso al mismo sin coste.

– Integración de herramientas y recursos necesarios para gestionar, administrar, organizar, diseñar,
impartir y evaluar acciones formativas a través de Internet, disponiendo, específicamente, de las
siguientes:

  • Herramientas que faciliten la colaboración y la comunicación entre todos los alumnos, tanto de carácter
    asíncrono (foros, tablones, correo, listas, etc.), como síncrono, (sistema de mensajería, chat,
    videoconferencia, etc.).
  • Herramientas de desarrollo, gestión e integración de contenidos.
  • Herramientas de seguimiento formativo, control del progreso del alumnado y evaluación del aprendizaje.
  • Herramientas de administración y gestión del alumnado y de la acción formativa.

– Disponer del desarrollo informático a través del cual el Servicio Público de Empleo Estatal, de manera
automática, realice el seguimiento y control de las acciones formativas impartidas, conforme al modelo de
datos y protocolo de transmisión establecidos en el anexo II y en la página web de dicho organismo, a fin
de auditar la actividad de los centros y entidades de formación y evaluar la calidad de las acciones
formativas.

Para poder realizar tal seguimiento, el Servicio Público de Empleo Estatal, con la periodicidad que
determine, se conectará automáticamente con las plataformas de teleformación, por lo que las mismas
deberán contar con los desarrollos informáticos que posibiliten tales acciones de seguimiento (protocolo de
conexión SOAP).

Sin perjuicio de lo anterior, y de cara al seguimiento puntual de las acciones formativas de certificado de
profesionalidad que se impartan, será preceptivo proporcionar al Servicio Público de Empleo Estatal una
dirección (con sus correspondientes credenciales) de acceso a la plataforma, con permiso de
administrador, pero sin posibilidad de modificar datos.

– Niveles de accesibilidad e interactividad que como mínimo cumplan las prioridades 1 y 2 de la Norma
UNE 139803:2012 o posteriores actualizaciones, según lo estipulado en el Capítulo III del Real Decreto
1494/2007, de 12 de noviembre.

– El servidor la plataforma de teleformación ha de cumplir con los requisitos establecidos en la Ley
Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal, por lo que el
responsable de dicha plataforma ha de identificar la localización física del servidor y el cumplimento de lo
establecido sobre transferencias internacionales de datos en los artículos 33 y 34 de dicha Ley Orgánica y
en el Título VI del Reglamento de desarrollo de la misma, aprobado por Real Decreto 1720/2007, de 21 de
diciembre.

– Incluir la imagen institucional del Servicio Público de Empleo Estatal y de las entidades que él designe,
con las pautas de imagen corporativa que se establezcan.

– Disponibilidad de un servicio de atención a usuarios que proporcione soporte técnico y mantenga la
infraestructura tecnológica y que, de forma estructurada y centralizada, atienda y resuelva las consultas e incidencias técnicas del alumnado. El servicio, que deberá estar disponible para el alumnado desde el
inicio hasta la finalización de la acción formativa, deberá mantener un horario de funcionamiento de
mañana y de tarde, tendrá que ser accesible mediante teléfono y mensajería electrónica y no podrá
superar un tiempo de demora en la respuesta superior a 2 días laborables.

2. Requisitos técnicos del contenido virtual de aprendizaje

Para garantizar la calidad del proceso de aprendizaje del alumnado, el contenido virtual de aprendizaje de
las especialidades formativas no dirigidas a la obtención de certificados de profesionalidad mantendrá una
estructura y funcionalidad homogénea, cumpliendo los siguientes requisitos:

– Como mínimo, ser los establecidos en el correspondiente programa formativo que conste en el fichero
de especialidades formativas previsto en el artículo 20.3 del Real Decreto 395/2007, de 23 de marzo y esté
asociado a la especialidad formativa para la que se solicita inscripción.

– Estar referidos tanto a los conocimientos como a las destrezas prácticas y habilidades recogidas en los
objetivos de aprendizaje de los citados programas formativos, de manera que en su conjunto permitan
conseguir los resultados de aprendizaje previstos.

– Organizarse a través de índices, mapas, tablas de contenido, esquemas, epígrafes o titulares de fácil
discriminación y secuenciase pedagógicamente de tal manera que permiten su comprensión y retención.

– No ser meramente informativos, promoviendo su aplicación práctica a través de actividades de
aprendizaje (autoevaluables o valoradas por el tutor-formador) relevantes para la práctica profesional, que
sirvan para verificar el progreso del aprendizaje del alumnado, hacer un seguimiento de sus dificultades de
aprendizaje y prestarle el apoyo adecuado.

– No ser exclusivamente textuales, incluyendo variados recursos (necesarios y relevantes), tanto estáticos
como interactivos (imágenes, gráficos, audio, video, animaciones, enlaces, simulaciones, artículos, foro,
chat, etc.). de forma periódica.

– Poder ser ampliados o complementados mediante diferentes recursos adicionales a los que el alumnado
pueda acceder y consultar a voluntad.

– Dar lugar a resúmenes o síntesis y a glosarios que identifiquen y definan los términos o vocablos
básicos, relevantes o claves para la comprensión de los aprendizajes.

– Evaluar su adquisición durante o a la finalización de la acción formativa a través de actividades de
evaluación (ejercicios, preguntas, trabajos, problemas, casos, pruebas, etc.), que permitan medir el
rendimiento o desempeño del alumnado.

¿Necesitas un técnico informático-elearning y/o tutor de especialidades formativas del área informática y comunicaciones (IFC), formación y educación (SSCE) o marketing y relaciones públicas (COMM). En caso afirmativo no dudes en contactarme.